mayoresencasa

Una casa accesible, segura para mayores

Para muchas personas no pasa por la cabeza terminar sus días en una residencia. Tanto los adultos jóvenes, como los mayores de 80 años piensan que donde mejor están es en casa y en ello llevan razón. Un entorno familiar adaptado a las nuevas condiciones de la edad y sus patologías permite en un altísimo por ciento que las personas sean independientes dentro de su propio hogar. Cuando se hace accesible y libre de barreras un piso se gana en calidad de vida y bienestar. No todo tiene que cambiarse. Si nos atenemos a la Ley de dependencia y las normas españolas y europeas existentes, para adaptar una vivienda y hacerla accesible es necesario desmontarla prácticamente toda. Estas leyes, sin embargo,  solo son aplicables para las personas minusválidas y en sillas de rueda. La persona mayor que camina por sus propios pies requiere de otras intervenciones. Las actuaciones para que una vivienda sea accesible y segura para un mayor se han de enfocar desde el punto de vista práctico. La persona para la cual adaptamos la casa quiere sentirse a gusto y que su casa no recuerde una clínica o hospital. La regla de oro está en prevenir. Si una persona con 60-65 años realiza una reforma en la casa, esta debe tener en consideración lo que se podrá necesitar mas adelante. Esto por lo general no cuesta dinero pero facilita futuras actuaciones. Sin embargo hay cosas que ya se pueden acometer durante estas reformas y nos sirven ahora y cuando seamos mayores. Estamos hablando de alturas de asiento en sanitarios, suelos anti deslizantes, alturas de enchufes e interruptores, tamaño de las puertas y casi todo donde se pueda mejorar la ergonomía.

Accesibilidad y Seguridad. La accesibilidad permite a la persona mayor mantenerse independiente en su casa. Se eliminan las barreras arquitectónicas para evitar accidentes, pero también para adaptar la casa a las limitaciones propias de la edad. Como se ve los conceptos seguridad y accesibilidad están muy relacionados. Para muchas cosas existen normas europeas y alemanas que se pueden aplicar durante la reforma. Estas normas se han de mirar con un espíritu práctico, ya que consideran en su mayor parte a las personas minusválidas, pero no a las personas mayores como tal. Entonces ayuda el sentido común y conocer en que se diferencia una persona adulta a una persona mayor. La accesibilidad en mayores se encuentra restringida por perdida de flexibilidad, alcance, visión y capacidad de carga y de realizar esfuerzos. La seguridad ante estas condiciones casi siempre puede fallar. Para evitarlo se han de adaptar las alturas de los asientos, concentrar en determinadas alturas las cosas que el mayor utiliza de forma cotidiana, poner a su alcance los enchufes, interruptores y demás objetos y accionamientos mas comunes. Una buena guía es estudiar la vivienda y todo lo que hace la persona mayor en ella. Se revisan los distintos espacios sistemas para hacer recomendaciones especificas. Una atención especial tiene el baño, la cocina, la zona del salón donde la persona se sienta, la habitación y el recibidor. Si la tecla de la luz queda a una altura cómoda y las sillas son un poco mas altas de asiento, la persona mayor se siente mejor y sus limitaciones no le afectan tanto. Estas medidas, sin embargo,  no garantizan una seguridad total ya que cada persona mayor tiene sus propias enfermedades que lo limitan de forma particular. La seguridad se mejora con un mayor nivel de iluminación en general y poniendo iluminación específica en los sitios que mas emplea la persona mayor. Los sistemas automáticos de encendido y apagado son recomendados. Los suelos que no resbalen incluidos en bañera o plato de ducha. Una gran ayuda para los mayores son todas las barras de apoyo que pueden disponerse en las distintas áreas de la casa. Las barras son un seguro de vida valioso. Al lado de la cama ayudan al mayor a levantarse e la cama, una barra en la zona de la mesa de noche o la cómoda le garantiza tener siempre un apoyo. En el baño y la cocina ya existen sitios habituales para disponer barras. En todos los pasillos de la casa las barras de apoyo evitan una peligrosa caía ante un posible devaneo, mareo o tropiezo. No menos importante son las manetas de las puertas y sus aperturas, como se accionan las cortinas, persianas y ventanas, el paso al exterior como terraza o patio. En mayores todo lo moderno debe ser revisado. Los mandos digitales no suelen ser entendido por la persona, por lo que botonaduras y mandos tradicionales son recomendados. En cualquier caso mientras mas sencillo y con teclas y números y letras mayores es mejor. Jorge Cruz Inclán, Dr. Ing

Un pensamiento en “Una casa accesible, segura para mayores”

  1. También hay un concepto muy importante que no se toca en la nota, los cajones y gabinetes y sin lugar a dudas son mucho muy importantes par los adultos mayores. Por lo general acostumbramos a mantener guardados todos nuestra ropa y enseres en gabetas y cajones, los cuales igualmente deberán estar accesibles y de fácil apertura y cierre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s