En Accesibilidad, no todo cabe en el mismo saco

Una profunda reforma seria necesaria para lograr la verdadera accesibilidad a nivel domestico. Muchas personas mayores pueden vivir con total independencia hasta edades avanzadas si se encuentran en un entorno verdaderamente accesible y seguro.

Para los que nos dedicamos profesionalmente a la adaptación de viviendas y espacios para personas mayores, resulta en ocasiones difícil encontrar las normas y medios apropiados para hacer una adaptación apropiada de la vivienda que satisfaga las necesidades del cliente.
Por mucho tiempo se ha hablado de la adaptación para minusválidos y aunque ahora se han aprobado algunas leyes enfocando el asunto como Diseño Universal o Diseño Para Todos, en la realidad resulta un gesto mas que una acción. Las nuevas leyes son poco explicitas para la tercera edad y las llamadas Leyes de Dependencia de los Estados para ayudar a las personas con las reformas se adentran poco en el tema.
Un mismo ser y varias calificaciones de acceso

Aunque las soluciones constructivas se hacen para que perduren por décadas, las personas nunca son las mismas. De niño las alturas constituyen una barrera, luego de los 40 años son barrera las alturas sobre cabeza y alcanzar cosas bajas. Esta barrera se incrementa con la edad. Igual pasa con nuestro ángulo de visión y con la velocidad de reacción ante un peligro. Ya después de los 65 años aparecen muchas barreras del orden de la seguridad de la persona para estar o bien para realizar algo en un entorno de seguridad.
Estamos hablando de la misma persona y en ningún momento hemos mencionado enfermedad alguna. Es una peculiaridad del ser humano que no se tiene en cuenta en los conceptos aun modernos de la accesibilidad o del diseño universal.
Un mismo ser, distintas patologías.
A los cambios naturales del ser humano en sus distintas edades, cualquier estudio sobre accesibilidad ha de incorporar las patologías que tienen esta persona y su influencia directa. Es importante al margen de cualquier Ley o Norma, establecer un concepto personalizado cuando existen patologías de base. Solo así podemos lograr una accesibilidad duradera y sobre todo segura para la persona necesitada.
Si tenemos una persona mayor que vive independiente, en edades entre los 70 y 80 años y esta persona comienza a padecer la enfermedad de Parkinson, entonces las medidas habituales no son suficientes. Esta enfermedad provoca inestabilidad a la persona cuando gira, retrocede, tienden a perder el equilibrio si bajan mucho la cabeza. Estos pacientes al margen de una solución personalizada ya de forma general deben disponer de ayudas y soluciones que eviten estas acciones y que garanticen que la persona en cada momento pueda estar bien sujeta con una de las dos manos.
Un mismo ser, distintos espacios.
Este tema que ya debería estar mas en el centro de la actualidad. Afecta en España al 17%, las personas con 65 años o más, y que según las fuentes oficiales podrán tener un periodo cercano a los 20 años con una salud importante. El por ciento se incrementara en los próximos años hasta cerca del 23%. Es además un grupo poblacional que utiliza los entornos públicos, los centro de ocio, turismo, etc. Muchos ayuntamientos hacen ahora adaptaciones para las minusvalías clásicas, pero poco hacen para la accesibilidad de las personas mayores, cuando son mayoría y en muchas ocasiones las adaptaciones son mucho más sencillas.

Jorge Cruz Inclán, Dr. ing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s