Mueble de Salón, coleccion Molteni - Italia by Minim - Barcelona

La accesibilidad tambien está en el mobiliario general

Aunque siempre se habla de accesibilidad en el baño y la cocina, en toda la casa es importante la accesibilidad y la seguridad en personas mayores que hoy día no está solamente considerado para los ancianos, sino para cualquier persona con más de 65 años. Ahora cada vez los fabricantes de muebles de cocina ofrecen muebles de baño y armarios. El tema de la accesibilidad es una buena posibilidad de trabajo para muchoc estudios de cocina o de interiorismo, ya que además de ofrecer un mueble más, este puede ir acompañado de un valor añadido importante
En toda la casa los aspectos ergonómicos, de seguridad se han de conjugar con los gustos personales para lograr espacios de verdadera libertad y accesibilidad. Es cierto que muchos aspectos tratados comúnmente en baños y cocinas ahora invaden el resto de la casa. Ofrecen confort, van bien para toda la familia, pero especialmente para los mayores o personas con distintos tipos y grados de minusvalías físicas.

Las puertas deben ser accesibles. En los muebles del hogar como armarios en las habitaciones, armarios en el salon, comedor, pasillos, etc las puertas  practicables son las más comunes. Estas deben dar paso a puertas de apertura lateral como las correderas o a cajones y cestos con guías telescópicas muy seguras. Esta premisa en el mobiliario evita que la persona al abrir un armario tenga que retroceder o apartarse para acceder o mirar dentro de este. Junto con las puertas están detalles como los tiradores que deben ser del tipo alargado de fácil agarre y nunca los tradicionales redondos y pequeños. El estilo minimalista actual de puertas sin tiradores debe evitarse al no facilitar la identificación de la zona de apertura en personas con visibilidad disminuida.

Los cajones y cestos son un gran éxito actual en baños y cocinas al aportar ergonomia, seguridad y mayor capacidad que cualquier cajón anterior. La persona ante un percance se puede agarrar del cajón y no caer. En los estilos modernos los muebles auxiliares de habitaciones, pasillos, recibidores y salones deben considerar la accesibilidad. A los elementos de las puertas antes explicados, deben tener una altura útil entre 50 cm y 1,20 cm sobre el suelo. Más altos no son alcanzables para mayores, el área pegada al suelo un peligro para una persona mayor; cuando menos un enorme esfuerzo para cintura y rodillas.

Esta nueva accesibilidad en el mobiliario del hogar esta dada por nuevas relaciones ergonómicas y funcionales, el resto casi se resume en el frontal y la guía de los contenedores. Si por ergonomía una persona esta parada frente a un cajón en buenas condiciones de estabilidad y seguridad, entonces al tirar del cajón el movimiento ha de ser suave y controlado. En esta imagen no pueden faltar tres detalles más: el cajón en si ha de tener una superficie y contornos suaves sin cantos duros, un tirador accesible y debe existir una iluminación que permita de forma reforzada tener una buena visión de todo lo que tiene el contenedor interiormente. Los cajones inferiores no son muy accesibles para mayores. Una versión suspendida de este tipo de mueble seria perfecta. Esta es la esencia de accesibilidad para armarios en cualquier rincón de la casa.

Guias Telescopicas, la clave.

Lo importante es la guía, los frontales que vemos o utilizamos son los que se necesiten en medidas. Existen varias alturas de laterales y para cajones altos unos laterales permiten más profundidad del cajón o cesto. Con independencia de los tamaños el sistema siempre funciona igual, igual accesibilidad, igual seguridad.

La nueva accesibilidad permite niveles estéticos altos, y adaptar los muebles que tienen un valor entrañable para la persona mayor. Respetan la parte emocional de la accesibilidad, ya que como en muchas cosas, la buena accesibilidad esta presente pero no nos ha de recordar a cada instante que estamos viejos y acabados.

Esta característica de adaptación de las guías de los nuevos cajones a cualquier necesidad, ha permitido que en la cocina las guías estén en los cajones y cestos, verdulero, sustituyan los pesados despenseros por otros mas ágiles y se pongan de moda los cajones interiores en muebles bajos y en columnas que ahora cuentan con entre 4 y 6 cajones y que brindan muchas posibilidades y capacidad de almacenamiento en las alturas de mayor accesibilidad.

En el baño es aun muy novedoso, pero ya es posible tener el mueble de lavabo, las columnas auxiliares y los Buck con estas guías. Resisten las condiciones del baño perfectamente. De una forma decisiva han permitido que ahora estos muebles tengan una compartimentación múltiple, un espacio para cada cosa, fácil de alcanzar con la vista, muy accesible para las manos.

Su aplicación es muy útil en salones y habitaciones, donde el tamaño de los cajones es mayor y contienen cosas pesadas. La introducción en estos espacios de guías telescópicas garantiza un mayor aprovechamiento del espacio, un mejor confort de la manipulación y están diseñados para grandes pesos. Las soluciones de mobiliario que utilizan apertura por extracción o corredera suave están recomendados.

Cuando el mobiliario además ayuda por sus formas y contorno a servir de apoyo y a no ser una fuente de posibles accidentes, la accesibilidad se incrementa y las barreras disminuyen.

Más iluminación, más accesibilidad.

La iluminación no puede dejarse en un segundo plano. En personas mayores está demostrado que un nivel de iluminación algo mayor que el establecido en los manuales es muy beneficioso. A esto se une un mayor uso de iluminación especifica y sobre todo donde la persona ha de hacer un mayor uso de la visión.

Es por ello que cocina y baño han de estar bien iluminadas. En el resto del hogar la iluminación reforzada ha de estar en el recibidor de la casa, en la zona de la butaca que la persona habitualmente utiliza en el salón, en el área de la mesita de noche. Si no existe debe disponerse iluminación frente a los armarios,

Junto con la iluminación juegan dentro de la accesibilidad un papel importante los contrastes y el tamaño de las letras. Los colores contrastantes facilitan la visión y el agarre ante una situación de peligro, facilita a la persona medir la distancia y evita accidentes y caídas. Los tamaños de letras incrementadas son muy útiles para la mayoría de las personas mayores. esta demostrado que después de los 40 años entra a funcionar el cansancio visual. Esta característica de perdida de visión cercana se acrecienta con la edad y es por ello que letras más grandes y bien escritas es importante.

Estas opciones junto a otras muchas pueden ser previstas con tiempo. Cuando se compran muebles, electrodomésticos, equipos, se cambian las ventanas, las puertas, en general cualquier reforma. En caso de hacer una previsión de la accesibilidad esta no cuesta más dinero. Entre una cerámica antideslizante R9 y una normal apenas varia el precio, su colocación es exactamente igual que una que no ofrezca seguridad. Lo mismo pasa con las botonaduras de los equipos, los tiradores de los muebles, su color.

La accesibilidad ha llegado para quedarse y como nueva cultura debemos irla aceptando por sus múltiples ventajas y muy pocas cosas en contra.

Jorge Cruz Inclán, CDr. Ing.

Fuente: Foto, decoestilo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s